miércoles, diciembre 17, 2014

#dibujoreto31 - 13: Agua


(13/31f). Dice el cantor, luego de treinta segundos de una melodía de acordeón en La menor: "He andado muchos caminos / He buscado mil tesoros..." Secuencia en Re menor, Mi y este último luego en séptima, como preparación al coro, ahora en La mayor, donde todos los instrumentos entran con fuerza: "Agua que no has de beber / Déjala correr...". Para que no quede dudas, el cantor repite la estrofa dos veces; una voz femenina le acompaña en la segunda vuelta: "Agua que no has de beber / Déjala correr" . Del otro lado del estéreo, el oyente no puede dejar de sentirse aludido. "No sé, man...es difícil..." piensa rascándose la cabeza, aturdido, "complicado dejarla correr cuando se está ahogado en ella". Para cuando la canción da su último acorde moribundo, el oyente siente desfallecerse con la misma. Hasta el aire le faltaba; los pulmones los tenía húmedos.

lunes, diciembre 15, 2014

#dibujoreto31 - 12: Macro

(12/31f)...Y ella, al verlo sonreír, extendió su mano para tocarlo. Con el roce, la piel de él entró en expectativa. Sus vellos se levantaron como arbustos movidos por la brisa y congelados en el intento. Cuando sus caras se acercaron, él pudo notar que a ella le pasaba lo mismo; un efecto dominó entre solamente dos fichas. "¿Ves que al final, tal vez no somos tan diferentes después de todo?"

viernes, diciembre 12, 2014

#dibujoreto31 - 11: Contraste

(11/31f). "¿Por qué no podemos ser...tú sabes...iguales?" le decía él a ella, en un tono de frustración. "¿Por qué quisieras que fuese así?", la segunda le respondía. Y él no encontraba qué responder que sonara lógico. Ella citó a Bach: "¿No crees que ser curiosos es más importante que ser parecidos? ¿No es más placentero?" Y por primera vez en tantos minutos que habían perdido la cuenta, él sonrió...

#dibujoreto31 - 10: Mi país

(10/31f). Como dominicanos, somos sketches sin terminar. Un continuo work-in-progress cultural de personas danzando casi al mismo ritmo, tratando de encontrar quiénes realmente somos y hacia dónde queremos ir, aunque la mayoría del tiempo nunca tengamos la respuesta. Poco definidos, caóticos, sin "limpieza de línea", rústicos y tal vez faltos de una segunda mano de trazos, esta vez un poco más firmes. Pero al mismo tiempo, también orgullosos, entusiasmados a nuestra manera con lo que somos y hasta contagiosos, si la ración es saludable. Y sobretodo, por encima del resto, si en algo ayuda, con los colores bien puestos.

jueves, diciembre 11, 2014

#dibujoreto31 - 09: Niñez

(09/31f). Seguro que hubo una época en la que nuestra fantasía era casi la realidad en que vivíamos. Una burbuja ambientada en donde fuimos guerreros con armadura, espadas filosas y montábamos en lo que fuese nuestro Rocinante del momento hacia aventuras de las que podíamos volver temprano a casa para cenar. Los buenos tiempos en que no éramos nada, pero creímos poder ser cualquier cosa en la que pusiéramos la mente. Los días que, dicen ahora, ya están perdidos en la bruma polvorienta del pasado. ¿Enserio se perdieron? ¿De verdad tuvimos que decirle adiós al querer ser algo más que caminantes rutinarios de saco y corbata? A diferencia de antes, ahora somos algo. Cambiamos la burbuja por el aire brutal que nos moldea y empuja hacia adelante. La opción siempre fue nuestra; no es tarde aún.

miércoles, diciembre 10, 2014

#dibujoreto31 - 08: 8AM

(08/31f). La cercanía del lugar en que trabajo del lugar de donde vivo - cuadra y media, de por Dios - siempre da pie a circunstancias engañosas: "Seguro...llego en cinco minutos nada más...". Y a partir de ahí, todo el universo urbano conspira maliciosamente en contra. Aparte de que hay que restarle dos a los cinco minutos previamente mencionados porque las llaves quisieron esconderse tras algún arbusto de papel, hay que agregar semáforos de repente en verde para cuando uno va a cruzar la avenida, gente deteniéndose justo en frente como si quisieran chocar contigo, vías obstruidas, el corredero, estrés, policías, las gastadas promesas de mañana salir cuatro minutos antes...¿Dónde está el cohete mochila para volar sobre todo eso cuando más se le necesita?

lunes, diciembre 08, 2014

#dibujoreto31 - 07: Algo que te haga sonreír

(07/31f). Dos personas conversan justo a espaldas de quien escribe, que no les presta mucha atención. Cinco minutos después, los conversadores estallan en risa. Dos minutos luego de eso, quien escribe se une al coro estruendoso de carcajadas. Para cuando se cumplió la marca de los diez minutos, ninguno podía ya detenerse. Nunca supo cuál fue el chiste, y el temor de que el motivo de la risa perdiera el misterio no le animó nunca a preguntar. En definitiva, la sonrisa ajena es contagiosa. En ese raro tipo de ocasiones, el contenido, tan sagrado y respetado en otros ámbitos, es lo de menos.

domingo, diciembre 07, 2014

#dibujoreto31 - 06: Luna

(06/31f). Y a las 3 de la madrugada, cuando se suponía que la humanidad dormía tranquila sobre sus camas de algodón y almohadas de azúcar, habían luces que seguían encendidas, ajenas las unas a que las otras estaban en exactamente lo mismo. Todos los ocupantes de los espacios tras las ventanas iluminadas, en edificios que se extendían a lo largo de cuadras, querían un diálogo en privado con la luna. Algunos sólo intentaban desahogar sus penas, unos cuantos reírse, y los menos - tal vez tres, según la mala cuenta, y para colmo en el mismo departamento - tener un acompañante imaginario con quien compartir el último fondo de botella que les quedaba. Desde su altura, la gran luna sonreía divertida. Hay tantas personas, y tan poco el tiempo para dedicarles a todos. A final de cuentas, las luces encendidas estarán satisfechas de al menos sentir que aunque no se les responda, el disco celeste que les sirve de oyente siempre estará inmóvil y paciente, y no irá a ningún sitio hasta que terminen. No hasta que amanezca. Aún así, y de eso todos tienen la certeza, siempre vendrá una noche más.