lunes, 31 de diciembre de 2012

Pop 365 - #78: El último dibujo del año


En esta ocasión no quisiera caer en los clásicos deseos tan gastados de fin de año: que mucha felicidad, suerte, el Loto, amor, y todo el largo etcétera que le acompaña. Desde que el día comenzó tenía en mi cabeza, sin saber por qué, la imagen de una escultura esculpiéndose a sí misma, y sin pensarlo mucho, la encontré lo suficientemente interesante y me lancé a darle rienda suelta con el lápiz. Conforme las líneas iban cogiendo forma, todo se puso más claro para mí, y tomó sentido.  Ya terminado, este dibujo puede leerse de dos formas: desde arriba hacia abajo, o viceversa, y me parece que no hay mejor reflexión de año nuevo que pueda hacerme que esa. En estos próximos nuevos 365 días que comienzan mañana, tenemos la oportunidad de autocrearnos o terminarnos de destruir. Leer el dibujo de arriba abajo significa que la figura de la escultura se talla a sí misma. Toma el bloque de piedra o mármol en el que está, y se hace a mandarriazos un cuerpo con el que sostenerse y salir corriendo. Y también, todas las malas vibras y sensaciones negativas que vienen con estar encerrado en la misma piedra se van rompiendo y desapareciendo de igual forma. Es doloroso, pero el resultado es una forma más hermosa que la que originalmente había, así que al final creo valió la pena. Leerlo de abajo hacia arriba quiere decir que la historia es la inversa. Estábamos en proceso de algo que era bueno, pero por alguna razón quisimos revertir el trabajo y volver a nuestra piedra. Y con ello, toda la basura que llevábamos como equipaje y que se había roto, comenzó a surgir de nuevo y terminó más fuerte que antes. Como siempre, la opción es nuestra; en las manos tenemos el martillo y el cincel. Ya estoy cansado de la mierda, ahora quiero belleza. No una lejana, elusiva e indecisa, sino una también salida del mármol y que pueda tener en mis manos, apretarle y decirla mía. No sé ustedes, pero hagan lo que hagan, feliz año, y gracias infinitas.

Sub-reto de los 30 días: Round 02

El pasado 23 de diciembre, a la altura de 70 dibujos completados de la meta de 365, se terminó el llamado "Sub-Reto de los 30 días", que no era otra cosa que una lista de 30 dibujos temáticos, repartidos interdiario, y que se había iniciado el 26 de octubre. Aunque en principio me acerqué con suma cautela a la idea, pues era todo lo opuesto a la libertad absoluta de la que goza el proyecto 365, debo de confesar que me encantó la experiencia. Por dos razones, básicamente: la primera, porque me ha permitido hacer dibujos un poco más, digamos, imaginativos (y he aprendido mucho con eso), y segundo, porque el lado negativo de la libertad absoluta del proyecto es que llegan días donde uno no tiene la menor idea de qué hacer, y el tener ya un tema predeterminado ayuda a que uno se enfoque más en el cómo, en lugar de en el qué. Así que como en este tipo de cosas, y menos ahora, nada es "too much", venimos de vuelta con un segundo round de pelea. Sub-Reto de 30 días, parte 2.

Al igual que el anterior, éste será organizado interdiario, comenzando a partir de mañana primero de enero del 2013. La lista es como sigue:

Día 01 (martes 01 de enero): Un Muppet.
Día 02 ((jueves 03 de enero): Deporte favorito.
Día 03 (sábado 05 de enero): Primer carro / bicicleta / modo de transporte.
Día 04 (lunes 07 de enero): Un secreto sobre uno mismo.
Día 05 (miércoles 09 de enero): Película favorita.
Día 06 (viernes 11 de enero): Bebida favorita.
Día 07 (domingo 13 de enero): Ave favorita.
Día 08 (martes 15 de enero): Parque de diversiones.
Día 09 (jueves 17 de enero): "Animal espiritual".
Día 10 (sábado 19 de enero): Recuerdo de ciudad natal.
Día 11 (lunes 21 de enero): Ultimo deseo si el mundo se terminara.
Día 12 (miércoles 23 de enero): Qué quería ser cuando creciera.
Día 13 (viernes 25 de enero): Criatura mítica favorita.
Día 14 (domingo 27 de enero): Peor castigo.
Día 15 (martes 29 de enero): Pez favorito.
Día 16 (jueves 31 de enero): Grave accidente o dolor en nuestra vida.
Día 17 (sábado 02 de febrero): Primer "crush".
Día 18 (lunes 04 de febrero): Espacio exterior.
Día 19 (miércoles 06 de febrero): Día de fiesta favorito.
Día 20 (viernes 08 de febero): Faux pas.
Día 21 (domingo 10 de febrero): Superpoder inútil.
Día 22 (martes 12 de febrero): Primer vhs / dvd.
Día 23 (jueves 14 de febrero): Uno como el sexo opuesto.
Día 24 (sábado 16 de febrero): Un juguete.
Día 25 (lunes 18 de febrero): El Boogeyman.
Día 26 (miércoles 20 de febrero): Un videojuego.
Día 27 (viernes 22 de febrero): Personaje favorito de Disney.
Día 28 (domingo 24 de febrero): Un Hobo.
Día 29 (martes 26 de febrero): Meme de internet.
Día 30 (jueves 28 de febrero): Memoria de un concierto.

Dos meses completos, creo que puedo. Ya saben entonces cómo es que esto funciona. Si alguien quiere unirse, sólo tiene que crear un album en Facebook, subir los dibujos en las fechas correspondientes, y compartir. Ahí nos vemos. Dibujemos mucho.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Pop 365 - #77: Heterodibujos

No recuerdo bien la edad, pero seguro debía yo tener entre 12 o 13 años, para los tiempos en que comencé a dibujar de manera más frecuente y "seria", y organizar los papeles en un folder color crema todo gastado, lleno de marcas de lapicero en su parte posterior. Para esa época, mi madre me había regalado unos libros  sobre tutoriales de dibujo de la serie de José Parramón (me parece que aún los publican), y con lo que francamente me cogió de inmediato fue con comenzar a reproducir los dibujos de figuras humanas que habían en sus páginas, mayormente formas masculinas, en todas las poses que los libros traían. Tipos sentados, parados, de espaldas, flexionando los músculos, con el trasero al aire...Y yo estaba feliz. No precisamente de que tenía montones de dibujos de hombres desnudos, pero porque sentía que mi técnica iba mejorando de a poquitos. Ese fue el punto de giro entre las crudas caricaturas que hacía siempre y un estilo más, en expresiones de esa época, "jevi". Un buen día, se me ocurre mostrarle el folder con los papeles a cierta persona mayor, en busca de una opinión con una onza más de conciencia (que en el fondo no es más que un deseo que te digan "¡Qué bien esta eso!"). Dicha persona hojeó lentamente los dibujos, y conforme iba pasando, fruncía más el ceño en gesto desaprobador. No había llegado al último papel, cuando los bajó y me dijo: "Ven acá...¿por qué es que tú solo dibujas hombres? ¿Qué es lo que te pasa a ti? ¿Eres pájaro tú?" Mi mente de trece años empezó a tartamudear, yo que de por sí ya lo hacía hablando, no encontraba como algo qué decir. Pero...si son dibujos...de un libro...famoso...se supone que te enseñan...¿no? Cuando volví a tomar un lápiz, dos semanas después, tal vez un poco ofendido aún por el comentario anterior, me dije a mi mismo en tono rebelde "Fuck it...es verdad...debiera dibujar mujeres yo". Y aunque la experiencia desde un punto de vista social y humano es horrendamente incorrecta (para aquel que lea esto, atención: esas NO son formas de comentar un dibujo de un niño), me puso en camino de una pasión que subsiste hasta este mismo día: plasmar formas femeninas en un papel, y sentir que con cada curva que trazo, es como si les estuviera acariciando con el dedo, dejándome llevar por su contorno, casi oliendo su aroma. Admito que es una visión de la disciplina un tanto sensual, pero sería muy aburrido y pragmático si fuese de otra forma. Hay que sentirlo real, aunque sea sólo para mi, y que el resto del mundo se quede rascándose la cabeza sin poder entender: "¿Se siente bien él?". Eso es lo disfrutable, lo que vale la pena, lo que se quiere sea el resultado, y adivinen qué: todo este tiempo después, no me arrepiento en lo más mínimo.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Pop 365 - #76: Fast Food Crashers

Tras la Catedral, la caza de lugares para dibujar junto a Pragmy nos encontró en un sector llamado Los Pepines, plasmando un carrito de comida rápida que estaba parado en una esquina. Como buen negociante, el encargado del sitio hacía todo lo posible por tratar de acomodar sus clientes lo mejor que pudiera: tenía sillas plásticas, mesas, y hasta una televisión con el juego de béisbol para que ni en medio de la cena los fanáticos se sintieran lejos de la acción. Pragmy y yo nos acomodamos en la esquina del frente a sketchar la vista, justo al lado de un gran farol que pensamos nos proporcionaría la luz necesaria para llevar a cabo nuestro trabajo; pero fiel al espíritu de las festividades navideñas (e idiosincrasia dominicana), dicho bombillo no dejó de apagarse y encenderse durante todo el rato que estuvimos ahí, molestándome bastante, lo admito; cuando se apagaba la oscuridad no me dejaba casi ver. Así que tomé los apuntes necesarios para seguir el dibujo después, si quería seguir con mi vista funcionando al salir de ahí. Retomé el sketch hoy para terminarlo, y aquí está. Por cierto, tengo que volver pronto a ese carrito. No a dibujarlo, sino a comer de él. El olor que salía de ahí era muy muy bueno.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Pop 365 - #75: Misa Crashers

Recibí una llamada del inmenso Pragmy Marichal esta tarde sobre una junta que teníamos pendiente para salir por la ciudad a sketchar. Decidimos que hoy era el día adecuado y pasadas las seis de la tarde íbamos bajando por la Calle del Sol en busca de un lugar en donde poner los lápices a trabajar su magia. Nuestra primera parada fue la Catedral, que no había entrado luego de su más reciente remodelación. No me gustó en absoluto el hecho de que le hayan colocado rejas separándola del ambiente del parque. Entiendo perfectamente la razón, pero en la realidad se ve horrible. Espacios que antes dialogaban unos con otros en ese entorno urbano tan característico ahora se dan la espalda, innecesariamente. Pero debo decir que el trabajo de remodelación del templo fue muy bueno. La iluminación es genial y aún me mato de risa recordando los murales de escenas de la vida de Jesús ambientados con edificios de Santiago en el fondo. Juan bautizando a Cristo en el Río Yaque, con el Puente Hermanos Patiño de fondo, es demasiado surreal para mí, aún considerando que es una historia bíblica. Enserio que no lo entiendo. Dibujamos muy rápidamente parte de la misa que se desarrollaba (específicamente el sermón del cura), y salimos antes que terminara. Afuera nos esperaban sitios menos solemnes por los cuales pasar.

Desde Los Angeles: "Arboles navideños para recordar"

Aprovechando las festividades de estas épocas, el artículo en "Desde Los Angeles" esta semana gira alrededor de árboles navideños digamos un poco memorables. Por no decir extraños.

Sin dar muchas vueltas, para ir directamente al escrito, titulado "Arboles navideños para recordar", sólo pulsen AQUI.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Pop 365 - #74: Otro día en rehabilitación

De las cosas que se ven cuando uno llega más temprano de la cuenta a recoger a mi madre al centro de rehabilitación. Me tocó esperar sentado a la mesa donde estas dos "adultos mayores", como les gustan llamarlas los terapistas, estaban en sus correspondientes ejercicios. La de la izquierda tengo entendido que es la mayor de ambas, dicen que nunca se casó y que le encanta que le vivan cepillando el pelo con un peine gastado que es exclusivo de ella y que siempre lleva en el bolsillo de su bata.  Todas las tardes a la misma hora la ponen en la mesa con un frasco de masilla verde para que haga bolitas con ella y las aplaste con la mano extendida. Llega y se va en silla de ruedas. La de la derecha, que arriba caminando con su bastón, es la más expresiva y habladora. Vive quitándose las sandalias con los pies para luego pedir que se las pongan de nuevo, y repetir el proceso durante todo el rato que esté en la mesa. Menciona mucho a su hija mayor y a Balaguer, pero la verdad no tengo idea de en qué punto de la historia que narra es que ambos coinciden. En donde sí coincidimos, tanto ellas como yo, es en nuestro amor desmedido por el café, incluso el pésimo desabrido que sirven en un termo del centro; algún sabor le encontramos, a nosotros no nos importa. Como estaba en la mesa sin hacer prácticamente nada, se me encomendó la tarea de servirle a ellas de mesero cafetero, sirviéndole vasos plásticos de la bebida a cada una, par de veces. Fiel a su espíritu, la señora de la derecha es una cliente exigente, y sumamente vocal al respecto. Nunca su café puede sobrepasar las tres líneas de latitud del vaso plástico, contando de abajo hacia arriba. Si acaso se pasa, o me lo tengo que beber yo  o echárselo al vaso de la otra señora, que hace un gesto de negación con la mano, obviamente no complacida con la idea. Total, que ni siquiera se lo beben completo al final. Siempre queda un dedo de fondo en ambos. "No me gustó como lo hicieron hoy", dice la de la derecha, mientras le ponen las sandalias por enésima vez antes de retirarse. Por favor que no se me olvide el llegar quince minutos más tarde mañana.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Pop 365 - #73: El Apocalipsis de los decepcionados

Sucede entonces que el mundo no se terminó el pasado día 21, como estaban esperando unos cuantos por ahí. No sé si haya que echarle la culpa a los mayas por malos profetas o a todos aquellos que interpretaron mal lo que los primeros quisieron decir con su calendario. Me parece que es más lo segundo, definitivamente. La humanidad necesita un poco de paranoia apocalíptica cada cierto tiempo para que las cosas no se pongan tan aburridas.  Estaremos a la expectativa ahora para ver qué tema nuevo se inventan. En ese tipo de casos, y a esta altura del juego, la sequía de ideas puede ir haciendo su devastadora aparición a veces. Seguro le echan el ojo a algún nuevo cometa o amenaza del espacio exterior, o la Tercera Guerra Mundial. Mientras tanto, no se me quita el ver la figura de la izquierda en el dibujo y pensar que se está riendo a carcajadas de nuestras desventuras. "...Pendejos...", parece decir entre risas, faltándole la respiración. No sabe la razón que tiene.

martes, 25 de diciembre de 2012

Pop 365 - #72: Las luces navideñas del monte

Hace ya más años de los que sería prudente admitir, estando en la finca de la familia unas navidades, le decía  a mi abuelo, en ese tono de reclamo escondido que los niños siempre utilizan, que encontraba raro el que no hubiera árbol de navidad en esa casa para esas fechas. El me tomó de la mano, y me llevó hasta la puerta que daba a la terraza trasera. "Claro que hay", me dijo, "es sólo que el de aquí es diferente". Debían de ser pasadas las siete de la noche. En típico clima de pascuas, ya estaba oscuro, y más aún en ese sitio, escondido entre tantos árboles. "¿Dónde está entonces?", le pregunté, y él, sin mirar, encendió un interruptor del lado adentro de la puerta. La terraza se iluminó de distintos colores como si fuese el escenario de un teatro. En la viga que sostenía el balcón del segundo piso, estaban enredados decenas de pequeños bombillos cada uno de un color diferente, y se extendían a todo lo largo, hasta las columnas de los extremos. Yo no paraba de sonreír; esa noche quería amanecer tirado en el piso viendo las luces, sin que me importaran ni las hormigas ni el frío. Tanto así, que al día siguiente quería también que oscureciera de nuevo sólo para verlas prendidas otra vez. Lo más genial de dicho recuerdo es el regresar al mismo lugar, muchísimo tiempo después, y ver que algunos de esos bombillos siguen en su sitio aún. Eso sí que es una sorpresa. Observarlos aunque sea quemados me hace sentir que es navidad una vez más, no importa el mes en que me encuentre. Tenían espíritu las lucecitas esas.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Pop 365 - #71: En la piscina

Esta tarde ponía a sonar el "Be Here Now", de Oasis. Aunque muchos digan lo contrario, en lo personal lo considero una joya. Dentro de su mundo caótico, ruidoso y excesivamente largo, pero una joya de cualquier forma. En el booklet con las letras de las canciones y fotos de la banda, ésta en particular me llamó mucho la atención. Uno de los guitarristas originales, Paul "Bonehead" Arthurs, sentado en las escaleras de la piscina donde se sumerge el Cadillac de la portada (típica de los excesos rockanrolleros, pero grandiosa imagen esa del carro con el agua hasta los vidrios). Debo reconocer que vi mucho de mí en esta foto. Se supone que no debiera decirlo, pero a veces me gusta sentarme a ver los reflejos de la luz sobre la superficie del agua en las piscinas. Es hipnótico. Y hasta la posición en que está el músico es parecida a la que tomo a veces, de manera que no lo pensé mucho, tomé los hierros y con la música del disco de fondo procedo a reproducirlo. Hay días en los que no se puede ser muy pretencioso.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Pop 365 - #70: Banner de felicitación por concluir Sub-Reto

(70/365; 30/30). Me encantan las películas de "Lord of the Rings", son entre mis favoritas. Aunque estén separadas en tres, como los libros, hay que verla como una única y larga cinta de nueve horas, pues es una sola historia que simplemente hace una parada para no abusar del tiempo del espectador. Sin embargo, debo de confesar que mi preferida de todas, viéndolas individualmente, sigue siendo la primera, "The Fellowship of the Ring". Son tantas las razones: la introducción a ese mundo, el sentimiento de maravillarnos ante cada paso dado, las intrigas que van tomando forma, y sobretodo, el final, que para mi es el más hermoso de las tres películas. Me vino a la mente eso mientras dibujaba el tema de hoy. Con éste de ahora, se termina el Sub-Reto de los 30 días que inició el pasado 26 de octubre, y en el que durante ese tiempo se dibujó interdiario un tema específico que venía en una lista, hasta completar 30. Hoy, 23 de diciembre, es el final de eso. Se suponía que debía de dibujar algo con un carácter más "felicitativo" (¿existe esa palabra?) por el mero hecho de finalizar una etapa, pero precisamente ahí es que me viene el final de "Fellowship...". Se vencieron obstáculos, el cansancio, y por más momentos que los que recuerdo, rondaba por ahí la sombra del desfallecimiento y el no poder más (popularmente conocido por "..fuck it!"). Todo eso se superó, estamos aquí hoy, y eso está súper chévere, pero la verdad es que el camino apenas comienza. Lo realmente duro no ha llegado aún, estamos justo en el umbral de eso. Celebraré lo que me toca, y después, respiraré hondo. Gracias a todos los que seguían el Sub-Reto por Facebook. Si quieren ver todos los dibujos juntos en el album que se abrió allá, hagan click AQUI. El Gran Reto sigue en pie aún por este mismo espacio, en el mismo canal (no prometo la misma hora siempre). Nos seguimos viendo.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Pop 365 - #69: Chant

Ahh, el rebuscar entre cd's viejos. Siempre está uno expuesto a recibir sorpresas, algunas no muy buenas, o en una mejor palabra, embarazosas, como el uno encontrar un disco equis y preguntarse incrédulo: "¿Y enserio a mí me gustaba ESO?"; y otras, por el contrario, de esas que no pueden hacer otra cosa que traerte una sonrisa. Ni recordaba yo que tenía el primer album de la serie "Chant", que por alguna razón inexplicable se puso muy de moda en los primeros años noventa; hasta recuerdo haber visto comerciales promocionándolo por televisión (lo que no me viene a la mente es si tenía el clásico "¡Cómprelo Ya!" al final). Para los no entendidos, "Chant" era una serie de discos de cánticos por monjes gregorianos, a capella, y creo que en latín. Era un poco extraño comenzar a oírlos, y su atmósfera misteriosa evocaba castillos y monasterios de largos pasillos oscuros iluminados por antorchas; pero tenían esa melodía que se quedaba asomando en tu cabeza por los días subsiguientes. Más que recordar la música, se recordaba la experiencia, y enserio era un poco raro por momentos, se sentía uno como en una película de terror minutos antes de que algo aterrorizante suceda. Más adelante en el tiempo, la moda de los monjes evolucionó hacia estilos más modernos, y se veían ya en las tiendas discos de curas gregorianos versionando canciones de Grunge, de grupos como Queen y clásicos del Metal, o a veces de Teen Pop, cuando los Backstreet Boys eran lo más famoso sobre el planeta. En mi opinión eso es más bizarro aún, pero, hey, hasta a los monjes les cae bien un poco de dinerito extra a veces. En honor a esos tiempos, esas profundas armonías se dejan oír por las bocinas en este día, inspirando el dibujo de hoy. Creo que es merecido.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Pop 365 - #68: Un lugar al que se quiera ir

(68/365; 29/30). Entonces hemos llegado al temido 21 de diciembre del 2012, a.k.a El Fin del Mundo, según la cultura popular, muchas películas y los mayas (excepto Nostradamus, que siempre estuvo en desacuerdo con eso). Faltan pocas horas para que el día termine aún, así que pronto veremos si al final de cuentas estaban todos en lo correcto o fuimos timados una vez más. Mientras tanto, resulta oportuna la fecha para reflexionar sobre la frase "un lugar al que se quiera ir". No es para ser tomado a la ligera, en especial si consideramos que podemos estar en las mismas puertas del Apocalipsis en cuestión de pocos momentos. Veamos entonces, la lista es buena: Yo dijera el Tah-Majal, en India, pero resulta que primero ya fui, y segundo no tiene chiste el que el mundo se venga abajo en llamas estando uno en un sitio repetido. Y menos aún en un monumento que es precisamente un homenaje a una persona muerta. Demasiado irónico, incluso para mí, en una fecha como hoy. Londres es un lugar con el que siempre he soñado, pero no es agradable estar en ciudades súper pobladas cuando el Armagedón se te viene encima. Demasiado corredero y gente llevándote de encuentro, en especial esos ingleses que no tienen fama de ser precisamente los más simpáticos. Next. ¿Junto a la "persona amada"? Seguro está ocupada hoy; mejor ni molestar. Pero ya tengo el sitio ideal. Stonehenge, en el Reino Unido. De noche. Tirado sobre la hierba, con brisa, de cara al cielo repleto de estrellas que me iluminan y una luna sonriente aún en el instante más oscuro de la humanidad. No puede faltar una botella de vino, y dado el lugar, tampoco un disco de Led Zeppelin. Sencillamente excelente. Si así en realidad fuera, el Fin del Mundo debiera de ocurrir más a menudo. Bring it on.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Pop 365 - #66: Cualquier cosa que se quiera

(66/365; 28/30).  Tratar de hacer algo sobre "cualquier cosa" es sumamente peligroso. Se expone uno a toda clase de porquerías sólo por el deseo de cumplir. Y si hay más gente de por medio, es peor aún. Estás frente a una chica que te gusta, no sabes qué decirle, y siempre viene algún consejero que trata de darte valor: "Anda, man...sólo acércate, y dile cualquier cosa"; y por lo general la chica huye o aterrorizada o desinteresada. En la fila del cine nadie del grupo se decide por qué ver, y el más práctico, cuando ve que ya les está cogiendo la hora, opta por lo más salomónico: "Dense rápido y veamos cualquier cosa". El 80% de las veces se elegirá la película más increíblemente mala de todas las que están en cartelera. Ni hablar de restaurantes; un ignorante asustado frente a un menú con nombres de platos que no entiende, para salir del paso pedirá "cualquier cosa". Puede que tenga suerte y se tope con una delicia, como también puede terminar el resto de la noche sentado poco ceremoniosamente con una almohada en el sanitario. En el día de hoy, me toca la no tan envidiable tarea de dibujar sobre "cualquier cosa", y pensé en qué podía aburrirme mucho más aún que sentarme a pensar sobre eso. Y sería el verlo, definitivamente. Pero como que no me voy aburrir solo, les ruego si serían tan amables de unirse esta vez en eso. Fotogramas de "cualquier cosa", épicos, cada cual más basura que el otro, on and on and on and on...¿Se aburrieron ya? ¿...están aquí aún?

martes, 18 de diciembre de 2012

Pop 365 - #65: Desorden

Nunca, repito: nunca, se les puede decir nada, porque no importa el desastre, su respuesta parece ser siempre la misma: "¿Por qué? Fuck you...porque soy un gato. Por eso". Y si esas son las condiciones, ya de por sí vamos en injusta desventaja.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Pop 365 - #64: Alguien que uno ame

(64/365; 27/30).  A veces es más fácil asociar la sensación del amor a la idea de una morfología femenina. Es suave, voluble, cambiante, hermosa, frágil pero dura como roca al mismo tiempo, por momentos nos pone locos y casi siempre nos termina lanzando de cabeza contra una pared y nos rompe en mil pedazos. Todos, de una forma u otra, amamos una mujer: ya sean nuestras madres, tías, parejas, conocidas, vecinas, la noción de la naturaleza como ente femenino, "la música que nunca nos abandona", o hasta las mascotas cuando las vemos con sus críos y como estúpidos quedamos rendidos ante la belleza de dicho fenómeno. Tal vez esa sensación por momentos no tiene nombre o una cara definida, es tan cambiante a veces; tiende a no quedarse en un solo sitio. Fluye como el agua. Se puede señalar una persona y decir "le amo a ella", pero es más interesante y duradera la esencia de lo que hay detrás de eso. No debe precisamente ser de matiz romántico, pues toma cada forma según la circunstancia. Es la manera en la que a cada uno de nosotros nos hace sentir, como nos acaricia la imaginación, como nos toma en sus brazos y no nos deja marcharnos. Es eso que hace que nuestra sed nunca se apague, y "Ella" siempre nos mantenga, una y otra vez, volviendo por más.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Pop 365 - #63: Karim's Dalí

En 1938, en pleno boom del Movimiento Surrealista, y por su parte en pleno florecimiento del romance con la que sería su único amor en la vida, Helena Diakonoff, mejor conocida para la posteridad como "Gala", Salvador Dalí pintó el cuadro llamado "Retrato de Gala con dos costillas de cordero en equilibrio sobre su hombro" (gotta love esos nombres tan alocados que le ponía a sus obras). Obviamente, como su mismo nombre lo indica, es la figura de su mujer, enfrente de un paisaje medio abandonado, y costillas de cordero. Los culturosos y críticos de arte inmediatamente le cayeron encima (para ser sinceros, nunca cesaron de hacerlo a lo largo de su carrera tampoco): "Vamos, hombre, enserio...¿QUE DIABLOS es esto?" Dicen que la respuesta de Dalí es de antología: "Pues, me gusta mi mujer, y me gustan las costillas...No veo razón de que no pueda pintarlas a las dos juntas".  Desquiciado sin duda, pero en lo correcto. Para el verdadero creador (evito usar el término "artista", no me gusta), aquel que trata de estar en contacto con aquellas cosas muy profundas suyas y que en su trabajo salen a flote, no deben existir temas censurados, simplemente porque no estén a la altura de "reflexiones intelectuales", o sean "infantiles y sin importancia". De ser así, sería absurdo. La seriedad del tema la determina la forma en que uno se le aproxime. Como el caso de las costillas: unos se las comen, Salvador Dalí las inmortaliza. Este dibujo de hoy, obviamente no es la pintura de la que hablaba casi ahora; es una reproducción bien personal de otra del 1944 llamada (venga título mega-excéntrico):  "Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar". Me encanta Dalí, eso no es un secreto. Seguro ésta no será la primera ni última vez que se vea por estos rincones del 365. Por favor, ¿cómo no puede gustarle a uno un tipo lo suficientemente loco como para nombrar sus cuadros así? Clásico.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Pop 365 - #62: Algo que a uno no le guste

(62/365; 26/30). Todos debiéramos de aprender a (por fin) hacer lo que una vez dijimos. "Haré tal cosa...". Excelente, hágalo entonces. Con esto no estoy diciendo que hay que ser un maníaco nazi e inflexible. Ocurren circunstancias que están fuera de nuestro control y nos desvían a veces del camino, y quizás quien ve desde afuera no las conoce, ni es enterado. De manera que, si por cuestión de alguna de ellas no se hará lo que en principio se dijo, en el peor de los casos que se tenga la decencia al menos de comunicar el nuevo rumbo de acción. Nada cuesta, enserio. No me gustan mucho las personas que dicen una cosa y al final terminan haciendo otra. En argot del dominicano, "eso no 'tá". Hoy, 15 de diciembre, se cumplen dos meses de llevar a cabo este proyecto 365. Van 62 dibujos hasta el día de hoy, como pueden ver en la numeración del título. Por momentos es (muy) complicado, pero nada, ahí vamos. Dije que iba a llegar a un año haciendo esto, y no quisiera terminar con lo contrario. Así que me mantengo. Uno no quiere verse al final convertido en precisamente lo que no le agrada (aunque a veces pasa quizás más de lo que uno prefiriera). Por cierto, las palabras y comentarios de apoyo y seguimiento diario han sido sumamente agradecidos; motivan muchísimo a seguir. No se imaginan cuánto. Y sí, hoy se vale que me feliciten. Mañana también, si quieren; no me molestaría en lo absoluto.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Pop 365 - #61: "Nada"

Tal vez no disputándole el primer puesto a la frase "Tenemos que hablar...", la segunda expresión más temida (y malinterpretada) por un hombre que salga de los labios de una mujer, seguramente debe ser "Nada". Los hombres, a pesar de lo mucho que lo parecen a veces, no son (tan) estúpidos; de inmediato se dan cuenta si la fémina que los acompaña cambia la expresión o está de mal humor, como si se necesitaran más pruebas fuera de lo cortante de sus respuestas. Si en despliegue de viril espíritu caballeroso se le pregunta qué pasa y contesta con la susodicha palabra, fríos sudores recorren de inmediato la espalda del hombre. "¿Será mi culpa?...¿Qué fue lo que dije?... ¿Qué le pasa?...", o en el peor y menos optimista de los casos: "Diablos, ya se enteró...". La palabra "Nada" pone a la frágil mente masculina a imaginar situaciones, cada cual más tétrica y desesperanzadora, o buscar soluciones y vías de escape para el posible conflicto. Los convierte en McGyvers mentales, tratando de crear rascacielos de confianza con dos ladrillos y cemento vencido. No es tarea fácil. En ocasiones funciona, en otras es el tiempo quien entra al rescate con su capacidad sanadora. Entre comillas, también. Si a eso vamos, no se está precisamente calmado si al final se escucha algo como: "No te preocupes, ya se me pasará". Sólo queda rezar para que cambie la cara pronto, y retroceder lentamente sin ruido.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Pop 365 - #59: Subliminales

Con su inseparable megáfono y bulto lleno de cachivaches, en búsqueda de una limosna para su pierna enyesada, este tipo recorre las calles de la ciudad pregonando la inminente segunda venida de Cristo. Declama a veces que él sabe el día y la hora cuando  sucederá dicho evento, porque el Señor se lo reveló mientras salía del baño, pero que no lo dice porque es mejor que a todos nos coja de sorpresa, especialmente a los pecadores, con la idea de que los agarren "con las manos en la masa". Obviamente, con las horas el tanto caminar cansa, pero como buen mercadólogo de su arte, él sabe dónde tirarse a refugiarse por unos minutos del implacable sol caribeño sin que la difusión de su mensaje se detenga. Como en este caso, el tipo echa un sueño al lado de semejante graffiti, que le releva en sus labores mientras él recarga un poco sus pilas. Lo oportuno de su posicionamiento le perdona cualquier falta ortográfica a quien haya escrito la frase de la pared. No creo que a Jesús le importe mucho tampoco. De hecho, debe estar muerto de risa.

Desde Los Angeles: "El adiós de Niemeyer"

Ayer se publicó ya mi artículo correspondiente a esta semana en "Desde Los Angeles", y trata sobre la figura del recientemente fallecido Oscar Niemeyer. Es casi el mismo que el post #53 del Pop 365 publicado aquí en fecha del pasado 06 de diciembre, pero ésta es una versión un poco más extendida. El dibujo que le acompaña sí que se mantiene exactamente el mismo. Hay cosas que si no están rotas no hay por qué arreglarlas.

Favor dar click AQUI para ir al artículo en "Desde Los Angeles". Si quieren compararlo con el original del Pop 365 para ver las diferencias, y son demasiado vagos para darle scroll down y buscarlo entre los posts pasados, pueden pinchar directamente este LINK.

martes, 11 de diciembre de 2012

Pop 365 - #58: Una pareja

(58/365; 24/30). Para ser el primero sobre la faz de la Tierra, y prácticamente un prototipo, Adán tenía todos los clichés masculinos en un nivel de maestría que debe hasta sorprender. Se consideraba el amo y señor de toda la creación, mandaba sobre la totalidad de los animales, éstos le obedecían (sabe Dios de las cosas que les mandó a hacer...no comments), y como sabía que nadie más lo veía, corría por ahí desnudo. Pero como todo hombre que se encuentra solo y rodeado de animales en un monte, con el tiempo se aburre, y ya seguro a las dos semanas el Paraíso debía estar vuelto un etcétera, todo desorganizado, con latas de cerveza por doquier, y cosas por el estilo. De manera que pidió alguien igual a él (hay que entenderlo, el olor de las monas debió resultarse un poco desagradable también), y de regalo le dieron el absoluto zenith de la creación, lo último en hacerse, porque sabían que no podía ser superado: la mujer. Por supuesto, cuando todo se fue al carajo con lo de la manzana, él no dudó un segundo en echarle la culpa a ella, por lo que ambos fueron expulsados para que pasaran trabajo en otro sitio. Pero aquí el asunto no es ese. Lo interesante del caso es que a pesar de ser un par de exiliados que terminaron viviendo en un lugar muchísimo menos digamos, glamoroso, que donde originalmente estaban, nunca se hace mención a que Adán se quejara. No se lee decir por parte que el Primer Hombre haya tenido un ataque de furia y pateara par de ovejas frustrado por no poder regresar más al Edén. Y la verdadera razón de que no, es que para él, a pesar de lo manipuladora que podía ser a veces (ella también tenía su cliché femenino bien definido), el Paraíso no era un sitio al que añorar ir. Hombre a fin de cuentas, seguro lo olvidó con rapidez y no le importó más. El Paraíso era volver en las noches sintiendo que brazos calienten le abrazaban y que unos ojos como luminarias buscaban en la oscuridad los suyos. Para Adán, el Paraíso era Eva.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Pop 365 - #57: ...cada vez más alto

El día era hermoso en el centro de la ciudad. Cielo despejado con un color azul mar, brisa, pocos carros, unos cuantos peatones; hasta el aire se sentía distinto. Perfecto. Cuando voy cruzando casi por el frente de una iglesia muy conocida de la zona, caminando en mi dirección viene una niña. No pasa de cinco años.  La acompaña una chica, que seguro debe ser su prima o alguien, pues primero no se parecen mucho, y segundo, sería demasiado vieja para ser su hermana. La chica no levanta la vista de su Blackberry; la niña lleva un globo rojo en su mano, al que tampoco ella le quita mirada. De repente, sopla una brisa más fuerte de la que hasta el momento había; nos toma a todos desprevenidos. Hojas caen de sus árboles con violencia. El globo se le escapa a la niña de las manos, para salir volando en dirección a la iglesia. En principio, ella asume una expresión sorprendida, como de quien todavía no ha caído en cuenta de que el juguete se fue de su poder. Casi inmediatamente, se le refleja el sufrimiento. Trata de llamar la atención de la chica pero ésta quiere terminar primero de escribir un mensaje en el que se encontraba entretenida. Luego me mira a mi, que ya me encuentro bastante cerca, pero me temo que yo soy más inútil aún. Si pudiera volar y perseguir su globo para traérselo, lo haría con todo el gusto del mundo. Como no puedo, sólo me resta verlo junto con ella, como la vejiga planea en el aire, con cada segundo ganando altura, hasta que choca con uno de los cables del tendido eléctrico sobre la calle. Automáticamente, con su característico sonido seco, el globo explota. Ella rompe en llanto; la chica en ese momento es que reacciona confundida. Yo pongo mi mano en la cabeza de la niña por tres segundos como muestra de condolencia, le dedico una media sonrisa, y sigo mi camino. Más adelante, seguro vendrán mejores cosas para ambos.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Pop 365 - #56: Algo que uno necesita

(56/365; 23/30). "Algo que uno necesita", reza el título. ¿Enserio? ¿Sólo una cosa? Para ser sincero, en estos días voy  necesitando más de una. De manera que, si me lo permiten, les voy a dibujar (y detallar) la lista. Véanlo como que esto es mi Wish List en estas navidades. Nunca se sabe cuándo o dónde aparece un alma caritativa con ganas de cumplirle deseos a alguien. Dice así: en primer lugar, necesito unos tenis nuevos, de preferencia Converse; me gusta el estilo. Y si no es mucho pedir, negros. Siempre los que tuve fueron azules, y aunque son chéveres, los encuentro que cuando se ensucian, se nota demasiado. En segundo lugar, no me vendría nada mal un amplificador de guitarra nuevo para las presentaciones. El mío está medio defectuoso por estas fechas, y pienso que sería una buena oportunidad para dar el salto de equipos digitales a unos análogos. Y que sea Marshall, por supuesto. Esa marca pone al rock and roll a sonar como debe. En tercer lugar, y recordando que casi los frascos de perfume se me terminan, recuerdo que el "Driven" de Jerek Deter ha sido uno de los aromas que más me han gustado en la vida, y lamentablemente no los he vuelto a ver a los malvados en tiendas locales. Eso ya es de internet para allá. Cuarto, una cámara para computadoras de escritorio. Me viniera bastante bien para que ciertas conversaciones trasatlánticas que mantengo sean más igualitarias (la otra persona sabe a lo que me refiero). Quinto, mi pantalón jean favorito está comenzando a agujerarse en la entrepierna, y eso no es gracioso. Para nada. Y Azul oscuro, por favor. Me parece que la lista está bien hasta ahí. Hay más cosas, pero no quiero sonar tampoco como un antojado exigente (aunque creo que es muy tarde para eso ya). También, si les nace, acepto donaciones en efectivo. Nada de esas cosas deben de rechazarse, menos aún en estos tiempos inciertos. Harían a esta persona detrás del teclado un poco más feliz. Sólo un poco. Miren, incluso desde ya estoy sonriendo. ¿Saben qué? Mejor no me hagan caso.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Pop 365 - #55: Double Fantasy

Hoy se cumplen 32 años del asesinato de John Lennon a manos de un fanático llegando a su casa de New York. Han sido muchas las páginas que se han escrito sobre la figura de Lennon a lo largo del tiempo. Bastante tinta pienso que ha corrido ya, y nada de lo que pueda yo decir ahora siento que pueda agregarle o hacerle justicia. Su trabajo habla por sí mismo, aunque como persona haya sido alguien altamente contradictorio, o según sus detractores, "hipócrita" (léase: lo que pregonaba y lo que hacía a veces no estaban precisamente en coherencia). Pero el tema que más fuego cruzado sigue generando hasta el día de hoy es el de su viuda Yoko Ono. Desde que fue la culpable de la separación de The Beatles, pasando por que "cambió" a John, hasta que fue una oportunista que vivía a la sombra (y con el dinero) de su marido, se ha oído y leído de todo. Fuera de mis propios juicios individuales hacia su persona, algunos no agradables, en algo hay que estar claros: Ono no cambió a Lennon, en lo absoluto. Eso es un mito. Sólo le ayudó a quitarse la máscara que el acto Beatle le hacía asumir. Le tomó de la mano, y le dio el valor para hacerlo; tiró su miedo hacia afuera. El John Lennon avant-garde, revolucionario, iconoclasta, raro y por momentos detestable siempre estuvo ahí (y para el que es observador, se asoma entre algunas letras de canciones), pero la maquinaria de The Beatles y el férreo control sobre la imagen del grupo que llevaba el mánager Brian Epstein hizo que la verdadera esencia de John se fuera enterrando bajo capas y capas de cosas que en realidad a él no le causaban mucha gracia. Por eso, cuando dichas capas colapsaron, fue inevitable y violento; no podía ser de otra forma. Al menos él tuvo su musa, y eso fue algo que al final  nada más su muerte pudo quebrar. Y para muchos, eso solo vale la pena. No en balde cantaban los Barenaked Ladies en "Be my Yoko Ono" (vista en principio como una burla, y lo es en parte, pero con cierto respeto): "If I were John and you were Yoko / I will gladly give up musical genius / Just to have you as my very own personal Venus". Lennon lo entendió. El resto del mundo, por el contrario, no tanto.

*NOTA: A todos aquellos que me viven siempre diciendo que me parezco a Lennon, aún no entiendo el por qué, pero muchísimas gracias. Me hacen sentir sumamente honrado.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Pop 365 - #53: Niemeyer

Y se nos fue el maestro Oscar Niemeyer. Murió anoche a la edad de 104 años, faltando sólo 10 días para su cumpleaños número 105. Aunque no debemos entristecernos tanto por eso, ya él estaba rodando en horas extra (cada año, cuando me enteraba que aún seguía vivo - y trabajando - me decía en sorpresa: "No puede ser...es Mumra el viejo este"). Arquitecto brasileño, creador visionario de su ciudad capital y eterno enamorado de la sensualidad de la curva, con la que supo "latinizar" y darle un nuevo sentido a la fría y mecánica arquitectura Modernista europea. No era por mero gusto que hasta el mismo Le Corbusier (llamado el Arquitecto del Siglo XX) le tenía respeto a Niemeyer. Medio crítico y reservado a veces, pero respeto a final de cuentas. Este tipo era mi héroe para los tiempos en que yo estaba en la universidad. En mis manos cayó un día un libro con una retrospectiva de su obra, lo hojeé con los ojos como el niño que ve una Playboy por primera vez y el resto fue amor a primera vista. Tanto así que me acompañó por siempre. Y más admirable aún era el seguirle la pista cada cierto tiempo y saber que su energía creadora y amor por la vida y el trabajo, nunca disminuyó ni una onza. Siguió diseñando hasta el final, y no desaprovechaba nunca ocasión para referirse (como tantas otras veces en el pasado), a la eterna simbiosis de la arquitectura y el ser humano, tal si fuese un poeta. Y no cabe duda que lo era. Decir lo contrario sería un insulto a su obra, le guste ella a uno o no. Con Niemeyer se va el último de los grandes maestros modernistas del siglo pasado. Y no nos quejemos (mucho): lo tuvimos por demasiado tiempo. Por suerte, su legado queda ahí para que futuras generaciones lo disfruten y analicen, pero sobre todo, que lo vivan; ésa fue siempre la sagrada misión de su arquitectura. Eso es, claro está, si el mundo no se termina este viernes 21. Crucemos los dedos.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Desde Los Angeles: "Urban Sketching, o la ciudad plasmada en un papel"

Ya se publicó en "Desde Los Angeles", el artículo escrito por un servidor. En teoría hubiese correspondido al de "esta" semana, pero tenía ya un par de ellas sin poder postear nada por allá. De manera que ya era hora. Este último texto trata sobre el particular arte del Urban Sketching: concepto, historia, manifiesto y por supuesto, sketchs.

Pueden acceder pulsando aquí. Como siempre, si les gusta, regalen comentarios. Pueden dejarlos si no les agradó también, pero ya eso último es opcional.

Pop 365 - #52: Algo que uno quiere

(52/365; 21/30). Todos los que vimos dibujos animados de Disney alguna vez, recordamos (porque es francamente imposible de olvidar), al millonario y tacaño tío del Pato Donald, Rico McPato, y la gigantesca bóveda en la que guardaba su fortuna. Un espacio cuadrado en el que habían millones y millones de monedas de oro y papeletas, y también por supuesto, el famoso trampolín desde donde Tío Rico saltaba para nadar entre su dinero. No le demos más vueltas. Yo quiero eso. No "algo así", o "como eso", "más o menos", o "parecido". Quiero ESO MISMO. Sin que le cambien nada (no me le pongan la mano al trampolín). Me vendría súperbien ahora. Estuve leyendo en un website hace unos días alguien que calculó a cuánto asciende la fortuna de McPato, y cuánto oro hiciera falta para llenar su bóveda. Los cálculos le hacen caer la boca a cualquiera. Según fuentes, el espacio de la bóveda es de 39 metros de altura y su base cuadrada es de 37 metros a cada lado. Obviamente, el oro no llega hasta el tope. Debe haber un espacio que no obstruya la puerta de entrada ni el trampolín para hacer los clavados; así que supongamos que dicho cuarto está lleno hasta la mitad, lo que equivaldría a 6,470 metros cúbicos de monedas de oro. Haciendo una estimación de que el espacio que hay entre monedas es aproximadamente un cuarto del volumen total, la conclusión es que Tío Rico tiene 4,855 metros cúbicos de monedas de oro. Si se pasa ese volumen a onzas, tenemos 3,302,088,419 onzas, y si encima consideramos que el precio actual en el mercado para la onza de oro es de 1,641 dólares, entonces Tío Rico McPato tiene una fortuna de 5.4 billones de dólares. Permítanme por favor repetirlo: 5.4 friking billones de dólares. Según la lista de Forbes de este año, Carlos Slim, el hombre más millonario del mundo, apenas llega a 70 mil millones. Es un pordiosero delante de McPato (no digamos nosotros). La otra pregunta que se hacía el website que leía era que si existe en el mundo real tanto oro como para eso. La respuesta es que sí; se tiene estimado que desde el auge de la fiebre del oro hasta la actualidad, se han extraído de las minas 158,000 toneladas del material, lo que vendrían siendo 8,187 metros cúbicos; de manera que se pueden llenar dos bóvedas iguales a las de Tío Rico. Otra forma de decirlo, tal vez menos amable (para aquellos con espíritu socialista), es que él posee la mitad de oro que hay en todo el mundo. En una palabra: diablos... Yo quiero eso. No se me ocurre otra cosa.

Fuente: www.hormigamillonaria.com

martes, 4 de diciembre de 2012

Pop 365 - #51: I love moños

Hace unos años ya desde que dí el salto de dibujar solamente en lápiz a terminarlos con tinta. Al principio trataba con estos lapiceros Paper Mate baratos color negro. No eran precisamente chinógrafos, pero para el caso resolvían bastante bien. Luego, al entrar a la universidad comencé a usar las felpas de distintas puntas que usaba para los dibujos técnicos en los proyectos; me río solo de imaginarme la cara de imbécil que seguro debí de haber puesto al ver el resultado la primera vez de eso (una expresión así como de "ohhhhh....qué biennnn...descubrí América con Colón dentro"). Ha sido sólo en estos días del 365 que he vuelto de nuevo a admirar la belleza del lápiz.  Da una calidez que por alguna razón la tinta no se le puede parar al lado. Es como si fuera más, en una palabra, "humano". Como este dibujo de hoy, por ejemplo. Siempre tiro las líneas guías a lápiz, para luego pasarle la tinta por encima. Cuando lo ví en carbón, no sé por qué no se sentía correcto seguir con la felpa. Me gritaba casi que siguiera con la felpa. La misma niña ésta hubiera pataleado muchísimo si no lo hacía.  Y he aquí el producto. Lo curioso es que al final uno nunca está en capacidad de decir si valió la pena o no. Esa tarea queda en el espectador que lo ve y decide si es una porquería, o si se debiera de seguir en esa onda cada cierto tiempo. Si no les gusta, por favor no le digan a la niña que es culpa de ella. Está muy comparona con su moño hoy; se puede ofender bien fácil.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Pop 365 - #50: Algo naranja

(50/365; 20/30).  Para nosotros los niños ochenteros, que crecimos viendo tanto a Jason como Freddy Krueger rifarse adolescentes campistas y somnolientos, y especialmente esta generación ahora del milenio, que tuvieron lo suyo yendo al cine anualmente para las entregas de "Saw" (o cuando a Tarantino le nace dirigir otra cinta), podemos decir que ya estamos un poco desensibilidados frente a la violencia cinemática extrema. Mientras más sangre y tripas rieguen en la pantalla, más satisfechos y felices estamos. Es por esto que ni siquiera puedo imaginar el impacto que tuvo "La Naranja Mecánica" de Stanley Kubrick cuando salió sobre un público que no sospechaba lo que se le venía encima en 1971. Era casi como el fin del mundo, o las elecciones en República Dominicana; las protestas y reacciones no se hicieron esperar. Viéndolo ahora, la tan famosa "ultraviolencia" de Alex y sus drugos tiene un efecto más psicológico que meramente visual. Es mucho lo que el cine ensució sus ojos y manos a lo largo de las décadas que siguieron, aunque aún hoy la película tiene sus cuantos momentos que hacen temblar de incomodidad al espectador más duro (sí, el de "Singing in the rain" forma parte de ellos todavía). Y dichas escenas serán tema de conversación entre los cinéfilos durante muchos años más. No es para menos, esa capacidad perecedera aunque sea en las tertulias es lo que identifica un verdadero clásico. Hasta yo debo darle una ojeada de nuevo; hace bastante desde la última vez que la vi. Pero también esa es otra de las cualidades de los clásicos: vienen a tu rescate cuando necesitas hacer las cosas un poco más interesantes., como es el caso de hoy. Era bien esto, o dibujar un árbol de naranjas. Visto de esta forma, la elección era obvia, ¿no?

domingo, 2 de diciembre de 2012

Pop 365 - #49: Negocios sin terminar

Unos pocos años atrás, me encontraba caminando por New York City. Era invierno, y aunque lo disfrutaba muchísimo, me estaba congelando el trasero y las manos enormemente. Le crucé por el frente a este fascinante grupo de estructuras, me gustó el ángulo en el que me encontraba, tenía un cuaderno a mano (as usual) y me propuse entonces dibujarlo. El problema era, como ya dije, que no podía estar mucho tiempo sin las manos fuera del abrigo. Hacía frío con cojones. Así que, por desgracia, esa vez el dibujo quedó incompleto. Y así quedó durante los años que pasaron hasta que hoy en la mañana buscando otra cosa encontré el cuaderno y con él, el sketch que por condiciones climáticas no favorables quedó sin terminar. Sólo me faltaba la catedral de la derecha, que tenía nada más el outline, y algunos detalles de la escultura en primer plano, de modo que pensé "Hell with it...vamos a hacerlo ya..." Digamos que este trabajo, a pesar del tiempo pensando lo contrario, tuvo un final feliz.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Pop 365 - #48: Algo nuevo

(48/365; 19/30).  Estuve dándole muchas vueltas al qué significaba el "algo nuevo" del dibujo correspondiente de hoy (según la lista del reto de los 30 días). Simplemente no entendía bien a qué se refería, de manera que lo asumí como el inventarse algo que no existe aún. Hay montones de cosas que le cruzan a uno por la mente con el objetivo de hacer ciertas labores o momentos en nuestras vidas un poco más fáciles o placenteros, pero recordé un diseño de mobiliario que había visto en cierto sitio en internet. Un mueble bastante interesante con estanterías, y me dedico a (cuasi) reproducirlo hoy. El concepto es casi el mismo, sólo con algunas modificaciones que a mi juicio lo hacen más funcional, para mi al menos. Lo primero es el color; del rosado chillón que tenía, pasa ahora a un azul que es mucho más classy, y lo hace caer mejor en distintos ambientes. Después, la sentadera y espaldar del mueble. En el original eran muy accidentados, con demasiadas curvas; en esta versión las mismas se suavizan. Eso permite un mejor cambio de posiciones (¿ponerse de lado, boca abajo, cruzar las piernas? No problem). Se le incluye además una superficie que salga por debajo como una gaveta, ideal para colocar bebidas, comida, o cualquier otra cosa que no se quiera tener en la mano o encima, y que puede sacarse o esconderse de acuerdo a las necesidades. En otro orden, debía de tener integrada una lámpara por encima de la cabeza del espaldar, de esas con el brazo que pueda movido o extendido al gusto. Si se tiene un mueble con estanterías es para tener libros ahí y obviamente sentarse a leerlos. La iluminación es un factor determinante por si el mueble no puede estar al lado de una ventana, o si ya cae la noche (y por supuesto, si uno quiere conservar la vista un poco más de tiempo). Y por último, no puede estar completo el diseño sin una pantalla en el otro extremo. No todo en la vida debe ser tirar páginas a la izquierda, por más bueno que sea. También hay que verse en cuando sus películas y su poco de pornografía (...esto último es broma). De preferencia la pantalla debe tener un sostén que pueda moverse, al igual que la lámpara, por si eventualmente hay que rodarla si alguien necesita sentarse o recostarse en ese lado. A diferencia del foco, el brazo del monitor éste surge desde uno de los costados del librero, para darle mejor apoyo a la hora de moverlo. Ya sabrán, esas cosas son medio delicadas. Y viéndolo bien ahora, enserio me gustaría muchísimo tener un asunto de éstos en mi casa.  Vaya antojo.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Pop 365 - #47: Nubes

Las nubes son como el protector de pantalla de la naturaleza. Si les dejas de ver un momento, para cuando vuelvas a posar tu vista en ellas ya formarán un paisaje diferente, y ese mismo también cambiará dentro de no mucho, hasta el momento en que vuelvas a lo que estabas haciendo, y donde se convierten sólo en un punto de referencia en un fondo que ya no es importante. Con todo y lo romanticón que es ver el cielo nocturno en busca de estrellas, nadie puede negar lo divertido que es observar el diurno y fijarse en la procesión de nubes que van pasando ante nuestros ojos, tal cual fueran un slideshow. Adivinar qué tipo de formas o figuras asemejan, es de orden. Lo único a tener pendiente al ponerse a verlas en el día, es que hay que acomodarse específica y estéticamente para eso. Tener estilo. Como el que también está haciendo otra cosa. Ponerse simplemente a ver hacia arriba da la sensación en quien nos mira de que somos unos idiotas.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Pop 365 - #46: Doodle

(46/365; 18/30). Se vale ser caótico en un doodle; de hecho, ése es el chiste con ese tipo de ilustraciones. Es como que el papel es una licuadora donde uno puede verter todos los ingredientes que le vengan a la mente, agitar y ver qué sale. En este caso, no estoy muy seguro del resultado, pero sí puedo decir que la receta se basó en mi eterno amor por las líneas que requieren de toda la paciencia y disposición del mundo, par de figuras sueltas, más líneas (verticales y horizontales), una canción de Adele que me rondaba por la cabeza, y más líneas aún (ahora en diagonal). Como dije, no sé bien qué plato sea éste, pero las instrucciones decían que servía para tres personas. Y si la receta lo dice, no soy quien para rebatir.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pop 365 - #45: Un día en Lisboa

Ana Lasose dejó su Barcelona habitual para darse una vuelta por Lisboa los otros días, donde se tomó algunas fotos que cuando las vi, las encontré bastante buenas. Le halagué la que más me había gustado: "La foto esa que tienes está sumamente ápera", le dije. "A tu orden..", respondió. Ella no tiene idea de lo que dijo con eso. Le tomé malévolamente la palabra y aquí está un rato después el resultado. Espero no se moleste cuando se entere.

martes, 27 de noviembre de 2012

Pop 365 - #44: Planta favorita

(44/365; 17/30). Para las plantas, al igual que para los perros, con las grandes no hay competencia. Las prefiero mil veces. No soy muy conocedor de especies de árboles, y más de una vez confieso he tenido que pasar la vergüenza en el supermercado de preguntar por vegetales harto famosos que no logro reconocerlos (la mirada de los dependientes mientras me orientan es "priceless"). Pero conozco cuáles son los samanes, y son absolutamente lo máximo; esos que tienen todos los cientos de años de antigüedad del mundo. Se convierten en dueños y señores de los parajes donde se encuentren y en los acaparadores por excelencia de miradas. No tienen rivales. Cuando niños, treparse en ellos e imaginarse castillos en sus ramas era sumamente divertido; y ahora cuando somos un poco más viejos, tirarse a su sombra para ver hacia arriba los rayos del sol colándose entre sus hojas no es igual de divertido que escalarlo, pero da una experiencia más espiritualmente edificante. Por decir algo, tampoco es que uno se acuesta precisamente a rezar ahí debajo.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Pop 365 - #43: Tráfico

Parado en el tráfico del centro de la ciudad, por un momento bajo el cristal para mirar hacia afuera y que los ruidos del exterior me distraigan. Cuando me aburro de eso, como cinco segundos después, vuelvo a subir el vidrio y enciendo la radio del automóvil. Cambio las emisoras hasta llegar a esa que siempre pone rock y pop clásico en la tarde (a veces hay que variar de la basura que circula en las estaciones de todos los días). Y de repente, ahí suena: "...See yourself...you are the steps you take...You and you and that's the only way..." Vaya. No recuerdo de la última vez que escuché sonar "Owner of a lonely heart" de Yes en la radio. Sonrisa. Me tiro hacia atrás hacia y pongo a funcionar el aire acondicionado mientras entrecierro los ojos. Cada cierto tiempo la vida te da agradables sorpresas.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Pop 365 - #42: Inspiración

(42/365; 16/30). La inspiración es un estado elusivo. Cuando queremos hacer algo "creativo", "grandioso", "que se salga del molde", la inspiración es como el Chapulín Colorado que debe venir a rescatarnos. La espada de guerra para salir al pleito. Y cada cual la afronta de manera diferente según le parezca. Hay quienes buscan la inspiración recogiéndose del mundo para entrar en un estado de concentración que no sientan pasar ni el Armagedón si les cruza por el lado. Hay otros que ponen manos inmediatamente a la obra, aunque dando pasos a ciegas, con la intención de que, eventualmente, la creación tomará su rumbo ansiado. También los hay quienes dicen "Man, vamos a comer primero y resolvemos eso después..." Todas y cada una son válidas, si el fin lo justifica. Pero en lo personal pienso que la eterna búsqueda de la inspiración funciona en fluir como el ying y el yang. Hay un mundo bastante ruidoso y ocupado ahí afuera que se está moviendo indetenible, y uno está dentro de una burbuja aislante flotando en el aire para buscar "la gran idea". Excelente eso, pero siempre hay que tener un oído pegado en lo que pasa del lado afuera de la burbuja. La concentración hacia adentro no debe obstruir el reconocimiento externo. En ambos sitios hay informaciones que al final resultan útiles; el truco está en saber qué coger y qué dejar. Es casi como esas veces en que estamos hablando con una persona, y con una oreja seguimos el chisme de otras que están a tres metros más atrás. Requiere su práctica, pero es satisfactorio.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Pop 365 - #41: La química hereje de los gatos

Para los egipcios, los gatos debían ser adorados como dioses, y al parecer, a estos últimos eso no se les ha olvidado. La jerarquía religiosa de los animales es un poco curiosa, pues como bien dicen, los perros nos miran a los humanos como deidades, los caballos nos ven como sus iguales, pero para los gatos, nosotros somos sus esclavos. El que se autodenomine "dueño" de un felino de éstos, lo dice con un cierto aire de no creerse al cien por ciento sus propias palabras, pues sabe de sobra que nadie es dueño de un gato. Ellos se acercan a sus platos vacíos, y si nos sienten cerca nos ven con una expresión que uno juraría dice "Aliméntame, humano...y no es un favor que te estoy pidiendo". Sin embargo, a nadie uno escucha quejándose por eso. Al contrario, hay que estar hasta agradecidos. Es el precio que hay que pagar por tener un pedazo de divinidad en la casa.

viernes, 23 de noviembre de 2012

Pop 365 - #40: Foto familiar

(40/365; 15/30). Es un acto de valentía siempre el mostrarle a alguien esas fotos viejas que yacen en los empolvados álbumes de la familia. Guardadas en algún librero remoto bajo el peso de otros volúmenes tal vez menos importantes, dichas colecciones de imágenes se mantienen en un anonimato que es hasta reconfortante. Total a nadie le gusta mostrarse a otros en épocas donde se era más flaco, o gordo, o más joven, o tenía tres dientes menos. La burla que sigue es casi obligatoria. Por eso es que uno no tiende a verle la cara a quien está viendo esas fotos, por lo general sonriendo diabólicamente. Vemos para otro lado o nos escondemos detrás del álbum. "Míralas rápido, ¿sí?". Pero al final del día, cuando el objeto de risa vuelve a su viejo librero, hay que reconocer que tienen su encanto. Es prueba de que, a pesar de todo, envejecemos con dignidad.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Pop 365 - #39: Día del músico

Mientras los gringos esta noche están todos ocupados con sus pavos de Thanksgiving, por estos lados, los que no están en esa onda copiadora de costumbres que no son nuestras, seguro sabrán que un día como hoy se celebra a Santa Cecilia, o la Patrona de los Músicos. De ahí que obviamente, todos los que tengan Facebook debieron de estar más que enterados de leer a la mitad de sus contactos poniendo fotos de músicos o frases alusivas a dicha festividad en estas horas pasadas. Ser músico de verdad es complicado. Más aún en sociedades como la nuestra (y peor con todos esos locos viejos que se creen, herejía, "músicos"), pero ya ésos son otros temas. Aquellos que se dedican a la sublime disciplina de la música, no son artistas, son los médicos y sanadores universales. Los alquimistas del espíritu. No importa el idioma, ni el credo, ni el punto cardinal de donde se venga, la música es capaz de sanar nuestras emociones heridas y echar fuera toda la basura que nos pesa, para que estemos felices, al menos por un momento. Así que viéndolo de esa manera, es de los más nobles oficios. Felicidades a todos aquellos que en algún instante de sus vidas tomaron un instrumento para ellos sentirse mejor y sin saberlo cambiaron los ánimos de todo un mar de gente que por mera casualidad los escuchó un día. Ustedes hacen este mundo un poco mejor.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Pop 365 - #38: Cuento de hadas favorito

(38/365; 14/30). Muchas veces me he preguntado qué haría yo si me encontrara por ahí tirada una lámpara maravillosa como la de Aladino, que de frotarla me saliera un genio que hablándome con la maniática voz de Robin Williams me concediera tres deseos. Es difícil resumirlos a tres; cambian tanto con el paso del tiempo. Ahora mismo, sería genial una alfombra voladora, que me llevara donde está ella a miles de kilómetros de distancia y secuestrarla mientras camine por la calle para darle un paseo de noche sobre las azoteas, con las estrellas encima nuestro. Sí, eso debe ir en la lista, definitivamente. Exagerados montones de dinero no estaría nada mal tampoco. Tanto que no supiera qué hacer con él. Pero créanme que es mucho mejor de esa manera, que el no saber de dónde vas a sacar cuando no tienes, por lo que esa prefiero esa primera forma de ignorancia. Pero, como vi en un sitio, el deseo ideal para pedirle al genio es un "neuralizer"; ya saben, estos artefactos que usan los Men in Black, que emite un flash que hace que los que lo vean pierdan completamente la memoria de lo acontecido. "Oye, genio, si por favor puedes mirar fijamente este punto rojo aquí, te lo agradecería muchísimo..." Me temo que si eso pasa, serán tres deseos que rendirán bastante.

martes, 20 de noviembre de 2012

Pop 365 - #37: Eliveth

Una de las razones por las que me encanta curiosear cuadernos viejos es que, por lo general, uno se encuentra en ellos montón de cosas interesantes. Desde facturas, papeles con números de teléfonos que en algún momento necesitábamos urgentemente (y por estar metidos en el cuaderno nunca los encontramos), envolturas de chocolates ya comidos, servilletas, tapas de lapiceros, entradas de cine, tarjetas de taxi, cupones de descuento, recortes de periódico, y por supuesto, fotos. Así que me topé con ésta de mi prima Eliveth cuando era una niña hace...ya un tiempecito. Ahí lo dejo mejor para que no me arranque la cabeza después por andar divulgando edades. Admito que me causó muchísima gracia, reconocí de inmediato el sitio en el que estaba posando; de manera que no pude resistirme a tirar líneas con ella a ver qué tal me salía. Debe sentirse bien Eliveth, los años no le han pasado mucho. Conserva la misma cara  y expresión todavía, y comparándola con gente que recientemente he visto luego de mucho tiempo que no, ése es el mejor de los cumplidos.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Pop 365 - #36: Comic

(36/365; 13/30). No soy de las personas que les gusta afeitarse religiosamente todos los días. Y mi barba lo agradece. Es como si tuviera personalidad y cédula propia, hasta se siente triste cuando me ve en el proceso de que estoy tomando la espuma y la navaja, parado frente al espejo. Hay días en los que trata de convencerme para que no lo haga, recitando monólogos sobre sus inmensas cualidades masculinas, o en situaciones desesperadas, protestando ("¡Tengo derecho a crecer, maldición!"). A veces funciona, en especial si es fin de semana, pero la mayoría de ocasiones debo hacerme de oídos sordos y proceder con el plan. Total, ella es reincidente. Le esperas par de días, y ahí sale de nuevo como la que nada ha pasado, abrazando como una osa mi mandíbula . Y lo mejor de todo, sin rencores.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Pop 365 - #35: La procesión

Al menos, para suerte de los santiagueros, siguen haciendo las menciones y desfiles en las festividades del Patrón Santiago en nuestra ciudad. No tienen el brillo y la gloria que ostentaban en épocas pasadas, pero también los tiempos han cambiado y la gente ya no está mucho en eso. De milagro hacen la procesión desde la entrada de la ciudad hasta la Catedral. Este año para cuando se celebró, algunos meses atrás, en la misa conmemorando el evento, en la explanada al lado de la Catedral, en el final de la procesión, al síndico (ahí presente) se le ocurrió la brillante idea de que como la ciudad de Santiago estaba "de cumpleaños", pues debía de "haber un bizcocho". Trajeron un pastel enorme, y lo repartieron entre todos los asistentes. Lindo gesto, supongo. Lleven payasos una próxima. Y el dominicano, mientras le den qué comer, opinará que todo estuvo magníficamente bien.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Pop 365 - #34: Logro más reciente

(34/365; 12/30). Aunque ya se hizo su mención correspondiente en un post anterior, es bueno de cualquier forma el mencionar que hoy se cumple un mes y dos días desde que inicié esta loca idea de dibujar o crear algo diariamente durante 365 días (y que lleva por humilde nombre "Pop 365"). Esto de hacer un dibujo y escribirle un párrafo que lo acompañe durante todos los días no es nada fácil. Créanme cuando les digo que, a pesar del relativo corto tiempo que lleva, han existido momentos en los que me veo con ambas manos en la cabeza mientras me pregunto en qué diablos fue que me metí. Pero siempre vale la pena, de una manera u otra. Como ya dije anteriormente, nunca en la vida me había visto en esta condición de dibujar así todos los días, militarmente (salvo en los tiempos que cursaba Arquitectura, y el "diariamente" no era tan literal a veces). Ya veremos en qué termina esto; pero mientras tanto, me siento orgulloso de mí mismo de haber superado la barrera del mes. Es todo un logro, aunque suene arrogante de mi parte decirlo, pero no hay que menospreciar el hecho tampoco. Sonrisas.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Pop 365 - #33: Lo prometido es deuda

La doctora Soranlly Santos y yo descubrimos un día que teníamos algo en común. Amamos con locura dibujar. De manera que, en una de esas ocasiones que conversábamos sobre el tema, llegamos a una curiosa propuesta: ella iba a hacer un dibujo mío, basado a partir de una foto que eligiera por sí misma, la que pensara mejor me representara, en su opinión. A cambio, y cuando ella lo terminara, yo debía de hacer lo mismo con una de sus fotos. Un dibujo inspirado en la apreciación que cada uno tuviera del otro. Suena bastante bien, para mí. Luego de unos días de curiosa espera, la doctora cumplió su promesa, y esto fue lo que hizo:

Crédito de imagen: Soranlly Santos.

En sus propias palabras: "...Como Karim es una persona anti-rutina, que le gusta experimentar cosas nuevas, elegí una foto de él cuando se rasuró la cabeza sólo porque quería un cambio (eso explica el camaleoncito en el dibujo)". De más está decir que estoy absolutamente fascinado y comparón con mi retrato. No puedo negar que la justificación que ella da para hacerlo es bastante acertada.

Entonces, como dice el dicho, lo prometido es deuda. Para saldarla, quisiera dedicar el post de hoy (la edad de Cristo, según los religiosos) al pago de la doctora, para que estemos a mano. El resultado es éste:

A primera vista, la Soranlly da esta impresión de ser una mezcla entre "tímida-medio-odiosa-y-estoy-escondida-detrás-de-algo-porque-soy-intocable-e-inaccesible".  Pero aunque por momentos le sale el esconderse con eso, la expresión no la deja mentir. Ella es sweet, y está justo detrás de las cosas que se tira enfrente para muchas veces disimularlo. Para sorpresa de todos, hay un ser humano ahí.

Espero estemos parejos ahora, doctora. Y que le guste.