jueves, 27 de diciembre de 2012

Pop 365 - #74: Otro día en rehabilitación

De las cosas que se ven cuando uno llega más temprano de la cuenta a recoger a mi madre al centro de rehabilitación. Me tocó esperar sentado a la mesa donde estas dos "adultos mayores", como les gustan llamarlas los terapistas, estaban en sus correspondientes ejercicios. La de la izquierda tengo entendido que es la mayor de ambas, dicen que nunca se casó y que le encanta que le vivan cepillando el pelo con un peine gastado que es exclusivo de ella y que siempre lleva en el bolsillo de su bata.  Todas las tardes a la misma hora la ponen en la mesa con un frasco de masilla verde para que haga bolitas con ella y las aplaste con la mano extendida. Llega y se va en silla de ruedas. La de la derecha, que arriba caminando con su bastón, es la más expresiva y habladora. Vive quitándose las sandalias con los pies para luego pedir que se las pongan de nuevo, y repetir el proceso durante todo el rato que esté en la mesa. Menciona mucho a su hija mayor y a Balaguer, pero la verdad no tengo idea de en qué punto de la historia que narra es que ambos coinciden. En donde sí coincidimos, tanto ellas como yo, es en nuestro amor desmedido por el café, incluso el pésimo desabrido que sirven en un termo del centro; algún sabor le encontramos, a nosotros no nos importa. Como estaba en la mesa sin hacer prácticamente nada, se me encomendó la tarea de servirle a ellas de mesero cafetero, sirviéndole vasos plásticos de la bebida a cada una, par de veces. Fiel a su espíritu, la señora de la derecha es una cliente exigente, y sumamente vocal al respecto. Nunca su café puede sobrepasar las tres líneas de latitud del vaso plástico, contando de abajo hacia arriba. Si acaso se pasa, o me lo tengo que beber yo  o echárselo al vaso de la otra señora, que hace un gesto de negación con la mano, obviamente no complacida con la idea. Total, que ni siquiera se lo beben completo al final. Siempre queda un dedo de fondo en ambos. "No me gustó como lo hicieron hoy", dice la de la derecha, mientras le ponen las sandalias por enésima vez antes de retirarse. Por favor que no se me olvide el llegar quince minutos más tarde mañana.

5 comentarios:

Lauralaotra dijo...

...y "mañana" ha sido hoy... llegaste más tarde?? ;)

Karim López dijo...

Tuve suerte jejej
.-K

Lauralaotra dijo...

;)

Unknown dijo...

Jajajajajajaja que divertido esta este. Definitivamente los dibujos sin el texto no son los mismos.

Naty

Lucy dijo...

jajjajaja...súper divertido karim... llegar temprano no ha sido tan malo este día...inspiró tu dibujo de hoy...so hay que agradecer a las señoras...genial!!!