jueves, 12 de abril de 2012

Cruce de géneros

Estábamos en la sala del segundo piso de dicha casa. El espacio era grande, abierto y la tarde estaba fresca para ser un miércoles de julio, aunque los muebles de madera en los que nos sentábamos no era precisamente lo más comodo que los cachetes de mi trasero habían conocido alguna vez. A esta altura de la tarde íbamos por el segundo vaso de jugo de sobre que la anfitriona nos había brindado. Esperábamos pacientes al protagonista de la escena de hoy: el flamante director de cine.

"Pues la verdad no sé bien de qué es", me decía el amigo que me acompañaba dos horas antes, mientras íbamos camino a la reunión, "el caso es que este tipo quiere hacer una película y necesita gente que lo ayude. Mi novia lo recomendó, ella trabajará ahí. Vamos y oímos qué es lo que tiene que decir. Parece que sabe mucho".

Desde el interior de la casa se escuchó un bullicio, seguido de pasos. Todos nos volvimos a ver qué pasaba, para captar la alta figura de un hombre oscuro y bastante avanzado en su tercera década, que se sentada en uno de los muebles enfrente mío, sudoroso, terminando de hablar por su celular. Tomó de la pequeña mesa de cristal a su lado el último vaso vacío que quedaba y lo rellenó con el jugo rojo, ya un poco aguado por el hielo derretido. "Entonces, ¿qué es lo que quieren saber ustedes?", nos preguntó.

Mi amigo y yo nos miramos, como el que pide permiso al otro para hablar primero. "Ehhh...sería bueno si dijera de qué se trata el asunto", dijo el amigo antes de que yo pudiera abrir la boca para decir exactamente lo mismo. "Es una película..." responde el hombre oscuro, como si no lo supiéramos ya, "el plan es que se comience a filmar este fin de semana, en lo que terminamos de arreglarle algo al guión". "¿Este fin de semana? ¿No es como demasiado rápido?" pregunto. "Claro que no...eso se resuelve rápido, ya los equipos y las locaciones están. Es cuestión de que arranquemos en fa y le demos de una vez. Para eso la estoy dirigiendo". No me convence. No me gustan ese tipo de actitudes. Por curiosidad, sigo preguntando: "¿Y de qué trata la película?"

El director bebió jugo, después puso el vaso sobre la mesa con rapidez. Esta casi cruje. "Es algo bien interesante e innovador. Es sobre esas tradiciones y leyendas que hay en los campos. Una muñeca que está poseída y comienza a matar gente. Sí...muy bien...Tú sabes, es del género de ciencia ficción".

Tengo un bloqueo mental. No quiero oír más. Automáticamente doy la conversación por terminada. ¿Leyendas campesinas con muñecas endiabladas? Soporto. Totalmente..."Chucky en el Campo". Genial. ¿Pero todo eso, ciencia ficción? ...Wtf...Sé que el tipo sigue hablando porque entre una mirada y otra lo veo moviendo los labios y gesticulando con los brazos. Mientras tanto, mi gesto es exactamente éste:

Crédito de imagen: Fuente Externa.

1 comentario:

Tirana2 dijo...

Jajajajajaja! Genial!!! :D Loved it!