jueves, 28 de febrero de 2013

Pop 365 - #137: Memoria de un concierto

(137/ 365; 30/30b). Anfiteatro de Altos de Chavón, diciembre 1999. Juan Luis Guerra y 440 en concierto por su album "Ni es lo mismo ni es igual". Totalmente lleno, lo cual no es de sorprender. De por sí ya estaba yo extasiado en la novena nube de azúcar, pues luego de ser fan del tipo durante toda mi vida, y de perderme varias de sus presentaciones, era la primera vez que le veía en vivo (había ahorrado casi todo el verano para irme en ese tour). Y también, encima, me estaba estrenando en un espectáculo en Chavón, por lo que las razones eran dobles. Para cuando el concierto iba más o menos por la mitad, después de una canción y tras calmarse los aplausos, Juan Luis dice, con una sonrisa como de que algo grande viene: "Les tenemos una pequeña sorpresa para ustedes..."; veo que colocan tres micrófonos más al lado del suyo, y por  el lateral izquierdo del escenario, del mismo lado en el que me encuentro, veo que salen dos figuras femeninas, caminando hacia el frente. Me costó mi par de segundos darme cuenta, pero no podía dar crédito a lo que veía, y miren que me estrujé los ojos mucho: Maridalia Hernández y Mariela Mercado, integrantes originales de 440, para interpretar junto a Juan Luis y Roger Zayas un medley de sus primeras producciones. El anfiteatro literalmente se vino abajo. Todos enloquecieron. No me desmayé de la emoción porque no quería perdérmelo. Lo único que puedo decir ahora parecido a la que me llegaba a la mente en ese momento era algo como "Ohh...my fucking God!" Para alguien como yo, que durante mucho tiempo pensó que una reunión como esa pudiera ser algo bastante interesante, me tomaron completamente de sorpresa. Aún puedo escuchar los gritos al unísono de cinco mil personas que al parecer pensaban igual que yo también. Conforme los años pasaron después de ahí, me cobré con creces todas las ocasiones en que cuando era niño quise ir a un concierto de Guerra y nunca pude, y he asistido a casi todos los que ha dado después de ese. Y aunque el factor "showness" en cada nuevo espectáculo es subido par de nuevos niveles (me muero por ver cómo superarán el de "AsondeGuerra" del año pasado), ninguno de esos puso mi corazón a correr de la manera que lo hicieron esos escasos 10 minutos que duró ese segmento en la presentación de Chavón. Sinceramente, debieran de repetirlo.

Y con este blast from the past, se termina el segundo Sub-Reto de 30 días; cómo pasa el tiempo, ¿no?  Me lo he encontrado hasta más interesante que el primero; los temas y todo lo que eso ha producido pienso que ha sido fenomenal. Y sí, en este momento, indudablemente voy a copiarme yo mismo del párrafo anterior: debiera de repetirlo.

6 comentarios:

Camus dijo...

siempre he queido

Dark Angel dijo...

Se lo que se siente ver a un artista querido en vivo, esa sensacion no tiene nombre!

Karim López dijo...

Es genial!
.-K

Lauralaotra dijo...

Momentazoooooooo!!! =D YEAH!
Gran poder tienen nuestro cantantes de hacernos sentir.... La Música tiene El Poder!!! Vivirlo una y otra vez... como si fuera un bucle!! :))
Todos tenemos nuestro Momentazo!

Lucy Corsino dijo...

Excelente descripción del momento y el dibujo, ni decir...bellísimo, con todos los detalles que sólo karim no deja escapar...sub challenge overcome! :) quiero mas de esos. Espero que las demas chicas me apoyen. jeje

Unknown dijo...

Hey K! me sorprendes...Otro reto terminado... buenisiimo! Feliz de poder leerte y apreciar tus dibujos.

Un abrazo!

Naty