domingo, 2 de febrero de 2014

R30D - #07: Un icono moderno satirizado por la misma razón que se le admira

(07/30e). En este caso particular, estoy seguro de que la intencionada sátira va en contra nuestra. Salvador Dalí enserio estaba loco, y no le importaba en absoluto si ese tipo de rumores corrían en torno a él. A final de cuentas lo usaba para mayor publicidad, ganar más dinero y para engrasar mejor aún toda su maquinaria autopromotora. De lo único que la humanidad puede lamentarse es del hecho de que no lo hayan internado nunca. Una visión surrealista de un manicomio, con todos los contextos alterados y fuera de sitio, relojes derretidos colgando de las paredes y la Virgen Gala como santa patrona de los chiflados, hubiese sido algo digno de recordar.

3 comentarios:

Dark Angel dijo...

Muy bueno excepto por lo de trancarlo, si lo hubieran encerrado quizá no hubiéramos conocido sus obras, por suerte que no fue así, me gusta que hayas regresado al mambo!

Lauralaotra dijo...

Dalí miraba a la locura a la cara y la desafiaba al plasmarla en su obra. Si lo llegan a internar, hubiéramos conocido "el lado oscuro" de esta... y no interesa que se descubra...
;)

Unknown dijo...

Demasiada imaginación K. Me encanta.

Naty