martes, 11 de febrero de 2014

R30D - #16: Un paladín, representando cualquier religión menos la cristiana

(16/30e). Es cultura general el que un Paladín sea, a falta de mejor término, un "guerrero santo". De esos protectores de virtudes y leyes, defensores del bien y que van por el mundo pateando traseros y rompiendo brazos en nombre de aquellas cosas en las que creen son divinas. Lo que los diferencia de soldados o mercenarios comunes es el haber recibido una bendición directa del dios por el cual luchan, el cual es digamos su garantía de calidad y, para almas de inferiores habilidades, los convierte en símbolos de respeto, ya sea se luche con o contra ellos. Carisma sí tienen los tipos, aunque por lo general eviten el protagonismo del liderazgo para seguir senderos que no impliquen tanta gente. Tal vez sea egoísta de su parte, y hasta contradictorio para un personaje tan renacentísticamente proporcionado como éste, pero tampoco nadie dijo que la santidad está exenta de conflictos internos. Por el contrario, y aunque sea algo contra lo que también luchen, los agudiza más profundamente. Van a necesitar todas sus armas para esta última; cuando le clavan la espada, lo que sangra son ellos mismos. Y por más santo, divino y guerrero que seas, a todos les duele igual.

3 comentarios:

Unknown dijo...

Oh wao! El texto <3

Naty

Unknown dijo...

Oh wao! El texto <3

Naty

Lauralaotra dijo...

Tenía ganas de volver a leerte y... vaya.... tremendo relato nene! :O Me súper gusta! :)